15 años de JAcastellano – Constanza

Cómo me convertí en fan de Jane Austen y la creación de JAcastellano

Empezó hace muchos años en una librería de usados, que insisto en recordar como un gran emporio sobre la calle Corrientes, pero que probablemente haya sido un sencillo local de barrio. El librito de bolsillo tenía las páginas cosidas, no pegadas como sus hermanos más recientes, y en su cubierta conversaban dos señoras de miriñaque. En la contraportada se anunciaba una magnífica adaptación de la Goldwyn con Lawrence Olivier como protagonista. Está visto que me lo llevé por todas las razones equivocadas.

Ejemplar de Orgullo y prejuicio de Cos

Mi primer libro de Jane Austen, ejemplar de Orgullo y prejuicio de Constanza

Orgullo y prejuicio fue mi puerta de entrada a un universo maravilloso de modales elegantes y comentarios ingeniosos, en el que románticos bailes y bochornos sociales se sucedían sin solución de continuidad, por el que desfilaban personas con tantos o más defectos que virtudes y en el que las que las familias, de a ratos, podían parecerse perversamente a la nuestra. No podía parar de leer y, a la vez, no quería que terminara. Estaba enamorada del señor Darcy, hubiera dado la vida por ser Elizabeth. Pemberley, definitivamente, era mi lugar en el mundo.

El afán de vivir esas historias, de adueñarme de ese mundo y de sus personajes, de quedarme para siempre fue lo que me llevó a buscar las demás novelas, las películas y miniseries y, con el advenimiento de Internet, a participar en foros y listas de discusión. En ese orden.

Es muy fácil ser experto en Austen. Son sólo seis novelas y algunos pocos escritos más. Leer a los autores que influyeron en sus obras y ver las adaptaciones tampoco requiere mucho tiempo. Lo difícil es encontrar con quién compartirlo. Uno puede predicar entre sus amigos y familiares, pero la pasión que define al verdadero austenita, esa pasión que hace que nos indignemos cuando alguien confunde la Regencia con la época victoriana o no se percata de la importancia de usar un nombre de pila o no comprende la angustia de una madre desesperada por tener un número indeterminado de hijas casaderas, esa pasión es dificilísima de encontrar.

En los noventa, The Republic of Pemberley fue santuario y meca para un montón de austenitas de todo el mundo, que como ustedes, como yo, estábamos condenados vivir nuestra obsesión en soledad. Nos brindó un lugar para compartir información, descubrir nuevas riquezas en nuestros libros y películas favoritas, leer secuelas, precuelas, paralecuelas. Nos permitió conocer personas maravillosas y hacer amigos perdurables.

Allí fue que Cinthia, María T. y yo nos conocimos. Éramos las únicas latinoamericanas que participábamos regularmente. Por supuesto fue Cyn la que se dio cuenta de que éramos hispanoparlantes y la que empezó a organizar para encontrarnos en el chat. También era la que nos pasaba la información de las transmisiones para LA y cualquier otro dato de interés.

Las tres conformamos el grupito inicial de JAcastellano. Hubo una mezcla de razones: poder debatir en nuestro idioma, dar refugio a quiénes adoraban las novelas y no hablaban inglés, pero principalmente, dejar nuestra huella en ese mundo tan encantador, tan íntimamente nuestro y, a la vez, tan inalcanzable que surgió de la pluma de la incomparable Jane Austen.

Esa es la historia detrás de estos 15 años.

Cos


Copyright (c) 2014 por Constanza Galarza Seeber. Todos los derechos reservados.
El contenido de este sitio se ofrece para uso personal solamente. La publicación o distribución de cualquier parte del contenido del mismo sin la expresa autorización por escrito de su autora está prohibida.

Anuncios

Responses

  1. Que bello *–*

  2. […] https://janeaustencastellano.wordpress.com/quienes_somos/15anos-jacastellano-constanza/ […]

  3. felicidades y muchos, muchisimos años mas

  4. Que locura, a los 15 años creía que era la única loca en el mundo que leía a Jane Austen. Me leí todo lo publicado varias veces, en concreto Persuasión y Orgullo y prejuicio, no me atrevo a reconocer el número de veces que los he leído. Empecé a sospechar algo extraño cuando ví “Tienes un e-Mail” y el libro que recomendaba la protagonista era Orgullo y prejuicio. A partir de ahí empecé a descubrir señales en varias películas americanas, y decidí que yo no estaba tan loca, así que decidí obligar a mi marido (el hombre más serio y pragmático del mundo que sólo lee biografías de Churchill y similares) a leer orgullo y prejuicio y… le encantó, la considera una de las mejores novelas que ha leído, junto con Lo que el viento se llevó (que también fue obligado a leer). Así que me emociona leer tus opiniones sobre mi querida Jane, porque he de confesarte que hablo con ella y espero encontrármela en el cielo para disfrutar de charlas interminables. Por cierto mi hija también se llama Constanza. Un beso fuerte y gracias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: