100 años de Jane Austen en lengua española

En noviembre de 2019 se cumplen 100 años de que Jane Austen finalmente llegó al mundo de lengua española o castellana, con poco más de un siglo de demora respecto a su aparición inicial.

Además de este arribo tardío, las personas, no solamente los lectores, solemos olvidarnos de quienes se ubican en los primeros puestos en la línea de batalla para hacernos llegar, desde hace siglos, no nada más las obras literarias, sino todo la información y el conocimiento que se genera en el mundo: los traductores.

Si alguna vez alguien se acuerda de ellos, quizá sea porque encontró algún error o el escrito le parece ilegible y, al darse cuenta de que un texto no está escrito originalmente en su lengua materna, entonces se le ocurre culpar al traductor.

De otra manera, ¿alguna vez han echado un vistazo a algún libro para tratar de averiguar quién es aquella persona que al traducir desde otra lengua contribuyó para poner a su alcance esa obra? Si nunca lo han hecho, los invitamos a que se acostumbren a hacerlo y descubrirán muchas cosas.

Por ejemplo, ¿saben en qué parte del libro se encuentra el nombre del traductor? De acuerdo a la legislación en algunos países, el crédito de la traducción debería aparecer en la llamada página legal, la que está al reverso de la portada, donde aparecen muchos otros datos como la fecha y lugar de publicación, la dirección de la editorial, etc. Cabe destacar una notable excepción, pues en España, la ley a avanzado tanto que el nombre del traductor debe aparecer en la portada, después del nombre del autor.

Sin embargo, como posiblemente podrán descubrir si de verdad revisan sus ejemplares, en muchos casos, en especial ediciones viejas, NO aparece el nombre del traductor por ningún lado. Muchas editoriales no los incluían. Esta situación se ha denominado como “la invisibilidad del traductor”, por lo menos debería ser reconocible, y en las últimas décadas se ha luchado por dar más reconocimiento y crédito a la persona y su labor.

En el caso de las novelas de Jane Austen, ¿saben con quiénes estamos en deuda por haber traducido por primera vez las novelas de Jane Austen?

NA y P&P Espasa Calpe

Reediciones de las primeras traducciones en español de La abadía de Northanger y Orgullo y prejuicio, de Espasa Calpe.

Como ya se mencionó, en noviembre de 1919 se publicó por primera vez en lengua española una obra de Jane Austen: Persuasión, por parte de la editorial barcelonesa Calpe, en traducción de Manuel Ortega y Gasset (1883-1965), quien fuera el hermano menor del famoso humanista y filósofo español José Ortega y Gasset.

Calpe o más propiamente la Compañía Anónima de Librerías, Publicaciones y Ediciones (Sánchez Vigil y Olivera Zaldua, 2012: 30) se había fundado un año antes y en julio de 1919 había iniciado la publicación de su Colección Universal, por así decirlo como “la primera colección de bolsillo en España” (Suárez, 2016: 1).

Por aquel entonces, consideraban que alrededor de 100 páginas de una obra correspondían a un número de la colección, así que algunas, por su extensión, abarcaban dos o más números (Sánchez Vigil, 2006: 265). Se calcula que hacia 1921, los primeros 500 números comprendían unas 200 obras publicadas, entre ellos, la edición de Persuasión (en un solo tomo) a la que le correspondieron los números 110 a 113 de dicha colección.

En 1921, Calpe añadiría una segunda novela de Austen a su Colección Universal: La abadía de Northanger, también en un solo tomo para los números 383 a 386. Con la traducción a cargo de Isabel Oyarzábal Smith (1878-1974).

En junio de 1922 se abrió una oficina de Calpe en Buenos Aires (Sánchez Vigil, 2012: 31), con lo que comenzó así la distribución de sus publicaciones en América Latina y, por lo tanto, suponemos que Austen cruzó también.

En 1924, Calpe añadió una novela más de Austen a su Colección Universal: Orgullo y prejuicio, en dos tomos, el primero con los números 958 a 960 y el segundo del 961 al 963. La traducción la había realizado desde seis años (Romero, 2015) antes José Jordán de Urríes y Azara (1862-1932). No sabe por qué tardó tanto en publicarse.

En diciembre de 1925, Calpe se fusionó con la madrileña Espasa, para fundar una nueva editorial, Espasa-Calpe, donde continuó la Colección Universal hasta 1935. La Guerra Civil en España obligó al cierre de muchos de los proyectos de la editorial, que trasladó todo lo que pudo a la oficina en Buenos Aires, donde comenzó a funcionar Espasa-Calpe Argentina y se fundó en 1937 la Colección Austral, a la que se incorporaron las tres novelas ya publicadas de Austen y así continuar su difusión en el continente. Pasarían varias décadas para que Espasa-Calpe y Austral añadieran una obra más, pero nunca las seis, se limitaron a seguir reimprimiendo las tres. que ya tenían.

Ediciones de Persuasión con la traducción de Manuel Ortega y Gasset. Una reedición de Espasa Calpe con la versión de 1919 (izq.) y la edición de Plaza y Janés con la versión modernizada en 1997 (que también usan DeBolsillo y Penguin Clásicos).

Ediciones de Persuasión con la traducción de Manuel Ortega y Gasset. Una reedición de Espasa Calpe Argentina con la versión de 1919 (izq.) y la edición de Plaza y Janés con la versión modernizada en 1997 (que también usan DeBolsillo y Penguin Clásicos).

La verdad sea dicha, estas primeras traducciones no han resistido bien el paso del tiempo, pero las siguen publicando (en especial el consorcio Penguin Random House en sus distintos sellos como DeBolsillo y Penguin Clásicos, por nombrar un par). Sin embargo, como Crespo Allúe (1981), Jiménez Carra (2007) y Chryssofos (2014) han podido comprobar, contienen muchos errores que aun en las reediciones/reimpresiones de la actualidad no se han corregido.

Sin embargo, contrario a la opinión de Herrero López, quien afirma que “esos errores no debieron haber pasado” (2018: 53). Con toda honestidad, en la época en que inicialmente se publicaron esas primeras traducciones, en el mundo de lengua castellana poco se sabía sobre Austen, su vida, su época y su estilo como escritora, por lo que cabe excusar un poco las deficiencias en que cayeron estos primeros tres traductores pioneros.

En cambio, cien años después y gracias al internet, estamos mucho más al tanto de todos los detalles que permitirían mejorar una traducción. Más bien son las editoriales, como Penguin Random House, las responsables de seguir difundiendo textos tan deficientes en lugar de pagar por nuevas y mejores traducciones y no podemos decir que Penguin Random House no cuente con los recursos para hacerlo, pero esa es otra historia.

Veinte años después de la publicación de las primeras traducciones, en el primer lustro de la década de 1940, y quizá con el impulso de la adaptación cinematográfica hollywoodense de Orgullo y prejuicio, resurgió el interés por las novelas de Austen y así aparecieron las tres restantes. Sin embargo, como las editoriales que las publicaron no eran de gran tamaño, no hay noticias de que esas tres ediciones hayan llegado a cruzar el Atlántico.

En 1942, la editorial barcelonesa Nausica publicó Juicio y sentimiento, traducida por María Teresa Moré. No hay mucha información respecto a quién era Moré. No sabemos si se trata de la intelectual cubana que se menciona como cofundadora del Lyceum de La Habana o es una homónima.

Eso sí, Moré es la culpable original autora del infame error en el que el coronel Brandon aborda el tren correo para ir a Londres (Austen, 1943: 70) y así, más de cincuenta años después, podemos darnos cuenta de que Ana María Rodríguez no hizo más que plagiar la traducción de Moré, al igual que las otras traducciones de novelas de Austen que se le atribuyen y que usa Penguin Random House para sus ediciones, pero eso lo veremos en otra ocasión.

1a ed en español de S&S y MP

Primeras ediciones en español de Juicio y sentimiento (1942) y El parque Mansfield (1943), publicadas por Nausica y Tartessos respectivamente.

Un año más tarde, en 1943, apareció El parque Mansfield, como parte de la colección Narradores Eternos de la editorial Tartessos. Ésta la había fundado Félix Ros en 1941, y según parece tuvo un arranque excepcional (Dotor, 1943: 7), pero para 1944 cambió de dueño y finalmente desapareció.

Pese a los elogios de Dotor respecto al cuidado editorial de las publicaciones, desafortunadamente El parque Mansfield parece una mancha en el historial de Tartessos. La edición solamente contiene 39 capítulos de la novela, se omiten los capítulos 10 a 19 y con ello muchos elementos que impulsan y prefiguran la trama. La traducción estuvo a cargo de Guillermo Villalonga, de quien tampoco hay información, salvo que también tradujo El poder y la gloria de Graham Greene. Pasarían 11 años para que una traducción completa de Mansfield Park apareciera finalmente en lengua castellana.

La última de las seis novelas de Austen en publicarse por primera vez en español fue Emma en 1945, gracias a la editorial catalana de Miguel o Miquel Arimany, que ya antes había publicado tanto Orgullo y prejuicio (o Más fuerte que el orgullo, como la retituló para imitar a la cinta de 1940) como La abadía de Northanger para su Colección Aldebarán. La traducción es de Jaime Bofill y Ferro (1893-1968), intelectual catalán con bastante experiencia en esa labor. Treinta años más tarde, otros traductores y editoriales volverían a publicar la novela para que al fin llegara a América Latina.

Cubierta de la primera edición de Emma publicada en español por editorial Arimany en 1945.

Cubierta de la primera edición de Emma publicada en español por editorial Arimany en 1945.

Sin embargo, cabe mencionar que, así como sucedió con la primera traducción de Sense and Sensibility, Ana María Rodríguez también plagió la traducción de Bofill y Ferro de Emma.

En resumen, pese a todos sus errores, debemos agradecer a esos primeros traductores haber hecho llegar al mundo de lengua castellana las novelas de Jane Austen.

Si alguien tiene más información acerca de los traductores Moré y Villalonga, agradeceríamos mucho si pudieran compartirla con nosotros.

Además, recuerden no existe la traducción perfecta, siempre se perderá algo, porque no hay una equivalencia al 100% de las lenguas y las culturas, menos a siglos de distancia. Por si fuera poco, por más experiencia que tenga un traductor, como todos los seres humanos, es falible y, por desgracia, es imposible que no cometer algún error.

Entretanto, de ahora en adelante, no olviden revisar quién es el traductor de todo libro (no escrito originalmente en lengua española) que lean, no solamente los de Jane Austen y eso incluye, la Biblia.

Bibliografía

 

  • Austen, Jane (1943). Juicio y sentimiento. Traducción de María Teresa Moré. Barcelona: Tartessos.
  • Chryssofós, Iris (junio, 2014). «Las traducciones argentinas de un par de novelas de Jane Austen: Northanger Abbey y Lady Susan.» Ponencia presentada en las Jornadas internas en honor a Jane Austen de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP). Buenos Aires, Argentina. Disponible en https://literaturainglesaunlp.files.wordpress.com/2014/08/traducciones-argentinas-de-jane-austen.pdf
  • Crespo Allúe, María José (1981), La problemática de las versiones españolas de Persuasión de Jane Austen. Crítica de su traducción (tesis doctoral). Valladolid: Universidad de Valladolid.
  • Dotor, Ángel (1943). “Una editorial española” en Ofensiva. Bisemanario nacional sindicalista, año 2, num. 142, p. 7.
  • García Soria, Roselia Cinthia (2018). La ironía como recurso lingüístico y literario y sus implicaciones para la traducción: el caso de las novelas de Jane Austen. (tesis de maestría) Ciudad de México: Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
  • Herrero López, Isis (2018) “Translating Social and Material Culture: Sanditon in Spanish” en Translation and Literature, 27 (2018), 53–69 DOI: 10.3366/tal.2018.0321
  • Jiménez Carra, Ma. Nieves (2007). Análisis y estudio comparativo de tres traducciones españolas de Pride and Prejudice. (tesis doctoral). Málaga: Universidad de Málaga.
  • Romero Sánchez, María del Carmen (2015). Historia de los austenitas. Málaga: Kindle de Amazon.
  • Sánchez Vigil, Juan Manuel (2006) “La editorial CALPE y el Catálogo general de 1923”. Documentación de las Ciencias de la Información vol, 29, 259-277.
  • Sánchez Vigil, Juan Manuel y Olivera Zaldua, María (2012). “La Colección Austral: 75 años de cultura en el bolsillo (1937-2012)” en Palabra Clave, vol. 1, num. 2, p. 29-47. ISSN 1853-9912
  • Suárez, Cristina (2016). “Semblanza de Sociedad Anónima Espasa-Calpe (1925)”. En Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes – Portal Editores y Editoriales Iberoamericanos (siglos XIX-XXI) – EDI-RED: http://www.cervantesvirtual.com/obra/sociedad-anonima-espasa-calpe-1925-semblanza/

 


 

 

Copyright © 2019 Cinthia García Soria. Todos los derechos reservados. La redacción del contenido. así como la traducción de las citas y referencias en inglés la realizó Cinthia García Soria.

El contenido de este sitio se ofrece para uso personal solamente. La publicación, reproducción o distribución de cualquier parte del mismo o en total SIN la AUTORIZACIÓN expresa y por escrito de JAcastellano y del autor está absolutamente PROHIBIDA.

Anuncio publicitario